14/12/13

PREGUNTAS FRECUENTES (1ª PARTE)

“¿Cómo es el dolor en la Fibromialgia?” 

El umbral del dolor se encuentra reducido en la fibromialgia, esto significa 
que todo duele más, incluso los estímulos no dolorosos, como por ej. las 
caricias (alodinia). Existe además una hiperalgesia, es decir, que duele más 
cualquier estímulo, por ejemplo un pellizco puede resultar más doloroso de 
lo normal. 

El dolor puede ser profundo, se origina en los tejidos más profundos 
(articulaciones, vísceras, ligamentos, tendones y músculos), es un dolor 
sordo y difuso, que se complica si va a compañado de contractura. Aunque 
también puede ser superficial, se encuentra en zonas más externas de la 
epidermis y se activa con un simple roce. 

También algunos pacientes informan que notan, adormecimientos, 
hormigueos, punzandas, calambres o espasmos. 


“Tengo problemas de sueño, a veces no me puedo dormir y otras me 
despierto por la noche varias veces”. 
 Los problemas de sueño son uno de los tres síntomas principales de la 
fibromialgia. Lo importante no es la cantidad de horas que dormimos, sino 
la calidad de las mismas. Durante el sueño existen una serie de fases, en la 
fase más profunda se reparan los tejidos dañados durante el día, si no se 
alcanza dicha fase nos levantamos con cansancio y rigidez matutina (los 
otros dos síntomas principales de la fibromialgia). Te preguntarás, “¿pero por 
qué no alcanzo esa fase profunda?” principalmente por dos motivos: en primer  
lugar porque el dolor nos despierta (al estar tantas horas inmóvil, en la misma 
postura) y en segundo lugar por la ansiedad, estamos más 
activados, más “alerta” no sólo durante el día, también durante la noche, 
nuestro cerebro no desconecta y nos despertamos por cualquier ruido
“¿Por qué me canso tanto?, siento que se me acaban las pilas” 
 Una clave está en el sueño. En las fases profundas del sueño nosotros 
reparamos los tejidos gastados durante el día (también el tejido muscular). Es 
por eso que los pacientes que tienen dolor crónico no tienen un sueño 
reparador, quiere decir, que no llegan a esa fase profunda y no reparan lo 
gastado, ya que el dolor (provocado por la inmovilidad de la noche) les 
despierta. Además si tienen más ansiedad, ese estado de alerta no les permite 
dormir profundamente y les hace estar pendientes de cualquier ruido (“se 
despiertan con el vuelo de una mosca”), o simplemente les cuesta quedarse 
dormidos al acostarse. 

“¿Es normal que tenga problemas de memoria?, me preocupan mucho.” 

Los problemas de memoria son uno de los síntomas secundarios a la 
fibromialgia más invalidantes y que más preocupa a los afectados. Se ha 
encontrado que los pacientes con fibromialgia puntúan peor en tareas que 
requieren memoria espacial y orientación, incluso cuando llevan poco 
tiempo con el trastorno. Todos los trastornos de dolor crónico presentan este 
molesto síntoma por diversas causas: 
- En primer lugar por problemas de sueño. En las fases profundas del 
sueño se integran y fijan los conceptos en la memoria, como ya hemos 
dicho, las personas afectadas de fibromialgia tenemos un sueño no 
reparador (no profundo) y por lo tanto presentamos más pérdidas de 
memoria. 
- Otra causa es la fatiga que no sólo es física sino también mental. 
- Por otro lado está la ansiedad (más aumentada en los pacientes con 
dolor crónico) que hace que no presten atención. Se tienen tantos 
pensamientos interfirientes en la cabeza que cuesta centrarse en 
cualquier cosa. 
- Otra causa es la depresión (más aumentada en los pacientes de dolor 
crónico) que produce un enlentecimiento del pensamiento. 
- Y por último los fármacos (antidepresivos y ansiolíticos) que pueden 
producir como efecto secundario problemas de concentración, atención, 
desorientación, etc. 

. “¿Puedo hacer algo para mejorar estos problemas de memoria?” 

Una vez que conocemos las causas debemos aceptar la posible pérdida de 
memoria y desechar los pensamientos catastróficos que nos hagan pensar en 
algo más grave (por ejemplo una demencia senil o Alzheimer). 
  Esta pérdida de memoria puede aliviarse con ciertos trucos de sentido 
común (agendas, post-it, recordatorios, etc.) y mejorar con ejercicios 
específicos para la memoria (crucigramas, lectura, sudoku, etc.), 
conversando con otras personas (el miedo a quedarnos en blanco nos hace 
evitar reuniones sociales y cuanto menos se practican ciertas habilidades 
sociales más cuestan) o simplemente no poniéndonos nerviosos (técnicas de 
relajación como la respiración). 
 En cuanto a la lectura, muchos pacientes sienten que en algunos procesos de 
brote (más dolor) o de ánimo más depresivo les es prácticamente imposible 
leer. No pasa nada, es normal, seguramente se deriva de algunas de las 
causas arriba señaladas o de todas. Lo que debemos saber es que poco a 
poco, cuando nos encontremos algo mejor, debemos retomar este hábito 
empezando por lecturas sencillas y cortas (periódico, revistas, etc.) pero con 
una práctica constante (diaria). 

“¿Por qué no tengo ganas de tener relaciones sexuales?” 

Las personas con dolor pueden tener más reducido su deseo sexual y en los 
hombres, además producirse una pérdida de la erección. Esto es debido a 
diferentes causas: 
- La primera es el dolor, al tener dolor, el cuerpo está en tensión y eso es 
contrario al deseo sexual y al orgasmo, aspectos que requieren de un 
estado de relajación y tranquilidad. 
- Por otro lado el cansancio, al sentir más cansado el cuerpo no se tiene la 
energía mínima necesaria para buscar relaciones sexuales y menos para 
llevarlas a cabo (ya que requieren esfuerzo mantenido y ciertas 
posturas). 
- Otra razón tiene que ver con la autoestima, el sentirse más bajo de ánimo 
(no aceptar el trastorno), al no gustar el propio cuerpo, se evitan los 
contactos físicos y se rechazan más las relaciones sexuales. 
- Por si esto fuera poco, los fármacos que se toman para la ansiedad, la 
depresión o para dormir, pueden tener como efecto secundario la 
pérdida del deseo y la anorgasmia. 

“¿Por qué estoy más irritable, salto por todo?” 

La vida es una continua lucha, el trabajo, la casa, la familia, etc. Las personas 
con fibromialgia tenemos una situación diaria crónica que añade más estrés a 
nuestras vidas: el dolor. Por eso nuestra capacidad de aguante (“olla exprés”), se 
encuentra más al límite (más llena) y hace que cualquier cosa nos afecte más 
(explotamos por todo). 

Además, en algunos casos el no entender ni saber expresar bien lo que nos
pasa nos hace encerrarse en sí mismos. 

“¿Por qué tengo más infecciones, heridas en la boca, etc.?” 

Padecer un trastorno de dolor crónico hace que nuestro sistema inmune se 
agote. El sistema inmune es el encargado de defendernos de los agentes 
externos infecciosos (Virus, bacterias y parásitos), es como un ejército 
preparado para la lucha. El dolor crónico hace que continuamente estemos 
en alerta (aumenta nuestro estrés) y nuestro sistema inmune se cansa (los 
“soldados” que están día y noche esperando el enemigo se van debilitando y 
reduciendo su número y cuando realmente ese enemigo llega están muy 
debilitados). Por eso cualquier pequeña infección o resfriado puede afectar 
más y se padecen más llagas en la boca (aftas) o más sequedad de mucosas 
(boca, ojos y vagina). 

“Tengo pérdidas de orina, ¿también es por la Fibromialgia?” 

En la Fibromialgia hay una mayor presencia de síntomas genito-urinarios, 
en la mujer : 
- historial de dismenorrea (menstruaciones dolorosas) 
- síndrome uretral femenino (aumento de la frecuencia urinaria) 
- disuria (dolor al orinar), 
- dolor suprapúbico (por encima del pubis) 
- orina estéril (se quiere orinar y no se puede).









4 comentarios:

  1. Cuando empece con la perdida de memoria, de apetito sexual y otras mas cosas. Creia q le estaba perdiendo el interes a mi pareja y cuando por fin le dieron nombre a mi enfermedad pudimos comprender lo q realmente pasaba, gracias a Dios tengo un hombre espectacular q me apoya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho por ti Flora.. Es muy importante tener una pareja a tu lado que te apoya y te comprende. Yo tengo la gran suerte de tener también a un hombre maravilloso a mi lado con el que compartir todo. El apoyo de la familia y de la gente cercana es fundamental.. Un abrazo

      Eliminar
  2. No corro con la misma suerte que ustedes y eso me tiene muy mal, mi pareja dice quererme y amarme y me cataloga de hipocondriaca, lo que se es que me conformo con eso por que en el fondo si tengo un poco de temor estar sola cuidando de mi pequeña por eso aguanto tanta incomprensión de su parte, trato de no engancharme pero no puedo. Siempre le digo tu solo me amas cuando tengo dias buenos pero cuando tengo dias malos y muy malos se dejas sola y simplemente caigo en estado de melancolia.

    ResponderEliminar